Plástico y hortalizas: cómo abastecer a Europa en una crisis sanitaria
  1. Consumo
TENDENCIAS Y MERCADO

Plástico y hortalizas: cómo abastecer a Europa en una crisis sanitaria

El termómetro no lo indica, pero el invierno se cierne ya en medio del covid. Solo España puede abastecer con sus invernaderos al norte de la UE: así es como serán mas efectivos

Foto: Plástico y hortalizas: cómo abastecer a Europa en una crisis sanitaria
Plástico y hortalizas: cómo abastecer a Europa en una crisis sanitaria

En la Antigüedad, el granero de Roma estaba en Egipto, que abastecía al Imperio de trigo. Las condiciones idóneas para su cultivo garantizaban un abastecimiento esencial que interrumpieron ocasionalmente las guerras. El transporte era la clave, cualquier contingencia podía poner en aprietos la intendencia del Imperio.

Ahora no somos conscientes de que las hortalizas, al igual que las frutas, tienen sus temporadas, pero Europa no necesita importar apenas verduras de otras zonas geográficas gracias a los cultivos de invernadero del sur, caso de España. Sin sus plásticos, Granada y Almería, las mayores zonas de producción, tendrían un paisaje distinto. Más natural, sin esos océanos plásticos arrasando para que podamos nutrirnos.

Una extraña asociación de semillas y plástico que garantiza el 60% del consumo total de verduras como el tomate, el pepino, el calabacín...

Por eso la crisis sanitaria ha hecho emerger la importancia de los cultivos de invernadero, esa extraña asociación entre semillas y plástico capaz de garantizar el 60% del consumo total de verduras como el tomate, el pepino, el calabacín o el pimiento. Europa entera depende de ello. 50%.

Sería imposible abastecer al continente con producción propia sin ellos. El plástico ha cobrado importancia durante la pandemia, un material que no solo es un contaminante ecológico, sino un inesperado aliado en este caso.

Efecto invierno

No podríamos comer verduras, o estas serían más caras, si no existieran. Mientras la cesta de consumo decae en España con frescos como la carne, las verduras siguen creciendo, según datos de la consultora Nielsen del último trimestre, cuando más dura fue la crisis. Se puede mejorar.

Tomates cultivados en invernadero.
Tomates cultivados en invernadero.

Mientras el covid atenaza medio mundo y el invierno acecha, los cultivos bajo plástico resultan más esenciales que nunca. Lo explican a Alimente desde Aimplas, que forma parte del proyecto AZMUD. Se trata de una tecnología con sede en Valencia en la cual "la optimización del rendimiento de los invernaderos en el Mediterráneo mediante la sinergia de diversas tecnologías reducirá los costes de producción hasta en un 15%".

Si retiráramos ahora mismo todos los productos de plástico, el nivel de calidad de vida al que estamos acostumbrados no sería posible

Solo Almería y Granada producen 4,5 millones de toneladas de hortalizas que abastecen al mercado interno (47%) y el 60% de los mercados europeos, cuando la producción no es viable debido a las bajas temperaturas. Desde que se declaró la pandemia del covid-19, se ha garantizado el suministro de alimentos frescos a la UE, informan desde APROA -Asociación de Organizaciones Productoras de Frutas y Hortalizas de Andalucía-.

Ahorrar agua

Los métodos de producción europeos de frutas y verduras están a la vanguardia: son una opción sostenible, al prescindir de energía fósil ya que utilizan una fuente de energía renovable como el sol, además de que ahorran agua. Consumen hasta treinta veces menos energía que otros sistemas productivos.

El problema es el plástico. Sin embargo, Juan Peña, del proyecto AZMUD, aclara que "no es un problema del producto. Si retiráramos ahora mismo todos los productos de plástico, el nivel de calidad de vida al que estamos acostumbrados no sería posible. Es muy difícil adaptar los servicios que nos prestan, por ejemplo, en el ámbito alimentario o en automoción".

El proyecto europeo AZMUD, que comenzó el 1 de abril, desarrollará diferentes tecnologías, que se presentan como soluciones a los problemas mencionados anteriormente en el sector agrícola. Hará frente al reto de reducir el coste e incrementar la eficiencia de calefacción en cultivos hidropónicos mediante el desarrollo de un sistema de calefacción basado en el efecto Joule que calefactará las raíces de las plantas a partir de plásticos conductores.

Hortalizas