Los genes de la delgadez que impiden engordar, al descubierto
  1. Bienestar
Nuevo estudio

Los genes de la delgadez que impiden engordar, al descubierto

Un trabajo basado en los datos de 47.000 personas desvela que existen variantes genéticas únicas en el gen ALK en individuos delgados sanos. Los hallazgos podrían facilitar un tratamiento contra la obesidad. Alimente habla con el autor del estudio

Foto: Foto: Unsplash/@bill_oxford.
Foto: Unsplash/@bill_oxford.

¿Te imaginas poder comer todo lo que quieras y no engordar? No sé si puedes. Sobre todo en estos momentos en los que, pese al confinamiento, todo el mundo habla de la ‘operación bikini’. Sin embargo, existen personas tocadas con la varita mágica de la delgadez. Y, al parecer, la clave está en el ADN.

La ciencia lleva décadas buscando la fórmula idónea contra la obesidad, otra epidemia que afecta a los países desarrollados. Solo en España y a día de hoy, el 25% de los españoles es obeso o tiene sobrepeso.

"Se ha usado una base de datos genéticos de más de 47.000 personas en Estonia para identificar un gen relacionado con la delgadez"


El año pasado, la revista 'PLOS Genetics' publicó un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Cambridge centrado en el análisis de los genes de las personas que son delgadas. Para llevarlo a cabo, los investigadores en Reino Unido utilizaron muestras de ADN de 1.600 personas sanas y delgadas, que tenían un índice de masa corporal (IMC) inferior a 18. Compararon esas muestras con las de 2.000 personas con obesidad severa y las de 10.400 personas de peso normal. También utilizaron y analizaron cuestionarios sobre estilo de vida para descartar, por ejemplo, la existencia de trastornos alimentarios.

Foto: Unsplash/@nci.
Foto: Unsplash/@nci.

Comprobaron que las personas que eran obesas tenían más probabilidades de tener un conjunto de genes relacionados con el sobrepeso, mientras que las personas que eran delgadas no solo tenían menos genes relacionados con la obesidad, sino que también exhibían cambios en las regiones genéticas recientemente asociadas con la delgadez sana.

Nuevas evidencias

Ahora, la revista 'Cell' publica un ensayo que da un paso más allá. Investigadores canadienses han usado una base de datos genéticos de más de 47.000 personas en Estonia para identificar un gen relacionado con la delgadez que puede desempeñar un papel en la resistencia al aumento de peso en estas personas delgadas metabólicamente sanas. Y muestran que la eliminación de este gen da como resultado moscas y ratones más delgados, además de que han puesto al descubierto que su expresión en el cerebro puede estar involucrada en la regulación del gasto de energía.

"Todos conocemos a estas personas: es alrededor del 1% de la población", dice el autor principal Josef Penninger, director del Instituto de Ciencias de la Vida y profesor del Departamento de Genética Médica de la Universidad de Columbia Británica (Vancouver, Canadá).

"Pueden comer lo que quieran y ser metabólicamente saludables. Comen mucho, no hacen sentadillas todo el tiempo, pero simplemente no aumentan de peso", apostilla.

Todo el mundo "estudia la obesidad y la genética de la enfermedad. Pensamos: vamos a darle la vuelta y comenzar un nuevo campo de investigación. Estudiemos la delgadez", asevera.

En declaraciones a Alimente comenta: "La obesidad y las enfermedades asociadas (diabetes, cáncer, etc.) son muy importantes en nuestro mundo global y afectan a miles de millones. Después de todo, la alimentación y el control del peso son partes esenciales del éxito evolutivo y, por lo tanto, están arraigados en nuestros genes, expuestos a un mundo moderno. Los medicamentos para bajar de peso son muy difíciles debido a los posibles efectos secundarios. ¿Es la obesidad una enfermedad?, etc... . Sabes todos los argumentos de todos modos. Por lo tanto, darle la vuelta le da a todo el campo de investigación es un giro interesante: no es una píldora para perder peso, sino una píldora para no aumentarlo".

Las bases

El equipo de Penninger examinó los datos del Biobanco estonio, que incluye a 47.102 personas de entre 20 y 44 años. Así compararon las muestras de ADN y los datos clínicos de individuos delgados sanos con individuos de peso normal y descubrieron variantes genéticas únicas para individuos delgados en el gen ALK.

"Darle la vuelta a todo el campo de investigación es un giro interesante: no es una píldora para perder peso, sino una para no aumentarlo"

Los científicos han sabido que el gen ALK con frecuencia muta en varios tipos de cáncer, y se ganó la reputación de ser un oncogén, un gen que impulsa el desarrollo de tumores. El papel del ALK fuera de la enfermedad oncológica no está claro. Pero este nuevo hallazgo sugiere que puede desempeñar un papel como un nuevo gen de delgadez involucrado en la resistencia al aumento de peso.

Los investigadores también encontraron que las moscas y los ratones sin ALK permanecían delgados y resistentes a la obesidad inducida por la dieta. Además, a pesar de tener la misma alimentación y niveles de actividad que los ratones normales, los que poseían el ALK eliminado tenían menos peso corporal y grasa corporal. Los estudios en ratones del equipo también sugirieron que el ALK, que se expresa altamente en el cerebro, desempeña un papel al instruir a los tejidos grasos para quemar más grasa de los alimentos.

El futuro

Los investigadores afirman que la terapéutica dirigida al gen podría ayudar a los científicos a combatir la obesidad en el futuro. "Si lo piensas, es realista que podamos cerrar el ALK y reducir su función para ver si nos mantenemos delgados", asegura Penninger. "Los inhibidores de ALK ya se usan en tratamientos contra el cáncer. Posiblemente podríamos inhibirlo y de hecho trataremos de hacerlo en el futuro". Se requerirá más investigación para ver si estos inhibidores son efectivos para este propósito. El equipo también planea estudiar más a fondo cómo las neuronas que expresan ALK regulan el cerebro a nivel molecular para equilibrar el metabolismo y promover la delgadez.

Foto: Unsplash/@nci.
Foto: Unsplash/@nci.

El Biobanco estonio que el equipo estudió ha sido idóneo debido a su amplio rango de edad y sus fuertes datos de fenotipo. Pero una limitación para replicar estos hallazgos es que los biobancos que recopilan datos biológicos o médicos y muestras de tejido no tienen un estándar universal en la recopilación de los mismos, lo que hace que la comparabilidad sea un desafío. Los investigadores dicen que deberán confirmar sus hallazgos con otros bancos de datos a través del metanálisis. "Aprendes mucho de los biobancos", manifiesta Penninger. "Pero, como todo, no es la respuesta definitiva a la vida, sí son los puntos de partida y muy buenos puntos para la confirmación, vínculos y asociaciones muy importantes para la salud humana", añade.

El equipo señala que su trabajo es único debido a cómo combina la exploración de la base genética de la delgadez a escala poblacional y genómica con análisis in vivo en ratones y moscas de la función del gen. "Es genial reunir a diferentes grupos, desde nutrición hasta biobancos, hasta genética de ratones y moscas", comenta Penninger. "Juntos, esta es una historia que incluye árboles evolutivos en el metabolismo, el papel evolutivo de ALK, la evidencia humana y la bioquímica y genética para proporcionar evidencia causal", concluye.

Obesidad
El redactor recomienda