Trucha: el pescado azul menos graso, fuente de omega 3
  1. Nutrición
PROPIEDADES Y VALOR NUTRICIONAL

Trucha: el pescado azul menos graso, fuente de omega 3

No solo es un sabroso pez, fácil de encontrar ahumado, sino que además consumirlo podrá ayudar a regular los niveles de colesterol, lo que se traduce en una mayor salud cardiovascular

Foto: Trucha arcoíris. (iStock)
Trucha arcoíris. (iStock)

La trucha es el menos graso de los pescados azules al tener tan solo un 3% de grasa corporal, de la cual la mayor parte es poliinsaturada (omega 3), que se relaciona con la reducción de triglicéridos y colesterol en sangre y la reducción de la presión arterial. Además es muy rica en vitaminas B3 (necesaria para el metabolismo celular) y D (se encarga de regular la absorción del calcio por los huesos). Cien gramos de trucha aportan casi la mitad de la cantidad diaria recomendada de estos nutrientes. También es rica en selenio (antioxidante) y fósforo (necesario para las células para transportar y almacenar energía a través de la molécula ATP).

Valores nutricionales (100 g)

Proteínas: 15,7 g

Fibra dietética: 0 g

Carbohidratos: 0 g

Grasas: 3 g

Calorías: 91 kcal

Tipos de trucha

Truchas arcoíris listas para cocinar. (iStock)
Truchas arcoíris listas para cocinar. (iStock)

¿Cuál es la temporada de la trucha?

Las que provienen de piscifactorías están disponibles todo el año. En cambio, la temporada de pesca en los ríos españoles está limitada desde 2017 del 1 de mayo al 31 de julio.

Historia y curiosidades

-Su sabor depende de la dieta que siga la trucha, siendo más sabrosas cuando se alimentan de crustáceos y menos cuando lo hacen a base de insectos.

-Son naturales del norte de América, Europa y el norte de Asia aunque han sido introducidas artificialmente en ríos de todo el planeta desplazando a los peces autóctonos.

-En el caso de que te enfrentes a una trucha entera y no tengas un pescadero a mano, no desesperes, la trucha es muy fácil de limpiar. Solo tendrás que cortarle la cabeza a la altura de la última agalla, hacer una incisión por el abdomen desde el cuello hasta la cola, abrirla y con una cuchara eliminar las tripas. A continuación tan solo tendrás (con cuidado) que insertar el cuchillo por la parte inferior de las espinas y separarlas del cuerpo. Ya tendrás la trucha lista para hacer: rellena, a la plancha, al horno, a la brasa...

Nutrición Colesterol Alimentación