Menú
La guía perfecta para entender la alimentación (y los nutrientes)
  1. Nutrición
Toma nota

La guía perfecta para entender la alimentación (y los nutrientes)

La comida saludable debe estar basada en una dieta variada y en la que se diferencien correctamente proteínas, hidratos de carbono y grasas, y siempre combinados de forma que potencien todas sus cualidades beneficiosas

Foto: Alimentos saludables y protectores. (iStock)
Alimentos saludables y protectores. (iStock)

La comida saludable está a la orden del día. Poco a poco, las personas tienen mayor conocimiento sobre lo que comen. La información cada día es más detallada y cada vez son más quienes no están dispuestos a sentarse en la mesa para comer cualquier cosa. Pero, en ocasiones, la información es confusa y es difícil discernir entre los alimentos saludables o dañinos. Esta guía de la alimentación elaborada por 'La Voz de la Salud' puede resultarte muy útil.

La Federación Española de Nutrición (FEN) considera que una dieta tiene que ser variada, es decir, tiene que haber alimentos de todo tipo dentro de ella. También tiene que ser moderada, lo que implica que las cantidades de energía que se ingieran deben ser las correctas para que no sea perjudicial para la salud. Los alimentos saludables no pueden faltar en la despensa si hay intención de llevar una vida sana.

placeholder La fiesta de los hidratos. (iStock)
La fiesta de los hidratos. (iStock)

Además, la FEN recuerda que tanto los macronutrientes como los micronutrientes son esenciales para que nuestro organismo funcione. El ser humano come alimentos, pero lo que nos alimenta son los nutrientes. Estos son los que en nuestro organismo tendrán un papel fundamental. Los que se encuentran en una mayor cantidad en los productos son los ‘macro’, mientras los ‘micro’ son aquellos que suponen, solamente, una pequeña parte.

Macro y micronutrientes

A partir de aquí, para entender bien una guía de alimentación y para conseguir una dieta que sea equilibrada y moderada, es necesario entender y saber cuáles son los diferentes elementos fundamentales en el día a día de nuestra alimentación. ¿Qué son los hidratos de carbono? ¿Y las proteínas? ¿Es bueno comer grasa o es nocivo para la salud? Todavía existen muchas preguntas sin una respuesta clara.

Foto: Los caracoles son ricos en minerales. (iStock)

Los hidratos de carbono son un grupo de sustancias nutritivas que tienen, como función principal, aportar energía al organismo. Forman parte de la familia de los macronutrientes y son la gasolina principal para el funcionamiento diario del ser humano. La guía de la alimentación asegura que tienen que ser el 50% o 60% de la base de la dieta de cada individuo. Además, favorecen las propiedades sensoriales de los alimentos gracias al poder endulzante de la fructosa y de la glucosa.

placeholder Las proteínas son macronutrientes. (iStock)
Las proteínas son macronutrientes. (iStock)

Dentro de ellos, los hay de tipo simple y los hay de tipo complejo. Dentro de los simples, encontramos la fructosa, la sacarosa, la lactosa y la glucosa, mientras que entre los complejos están el almidón o la fibra dietética. Los alimentos típicos que contienen hidratos son la pasta, el pan, los cereales o las patatas.

Foto: Foto: Unsplash.

Mientras tanto, las proteínas son los macronutrientes principales de las células y sirven para arreglar las estructuras corporales. Los expertos en nutrición aseguran que este macronutriente debe aportar entre un 10 y un 15% de la base alimenticia en la dieta. Las proteínas se forman por cadenas de aminoácidos que están separados entre esenciales y no esenciales.

placeholder El pescado es una gran fuente de proteínas. (iStock)
El pescado es una gran fuente de proteínas. (iStock)

Los esenciales son aquellos que el propio organismo no produce por sí mismo, mientras que los no esenciales son aminoácidos que el cuerpo puede sintetizar como la glicina, la serina o la alanina. Las principales fuentes de obtención de proteínas son la leche, el pescado, la carne roja, las legumbres o el huevo.

Los lípidos o coloquialmente conocidos como grasas son sustancias estructurales que protegen la integridad de la piel y forman, aproximadamente, un 50% de la masa cerebral. Son indispensables para la regeneración de los tejidos y hacen de escudo ante posibles traumatismos en la zona cercana al riñón o al corazón. Dentro de los lípidos, igual que ocurre con las proteínas o los hidratos, los hay esenciales (no son creados por el propio organismo) y no esenciales (el cuerpo los genera por sí mismo).

Foto: Fuente: iStock.

Así, son esenciales el ácido linoleico y el ácido linolénico, mientras que el colesterol no lo es porque el cuerpo sí lo genera, aunque solamente lo hace en buenas condiciones si la dieta es correcta. Así, el colesterol participa en la creación de ácidos biliares y es fundamental para la síntesis de la vitamina D y para las hormonas sexuales y tiroideas.

Esta guía puede ayudarte a entender mejor lo que se debe y lo que no se debe comer, y te servirá para desterrar ciertos mitos que no son nada beneficiosos para la buena salud. Lo primero que hay que hacer para comer sano y equilibrado es entender las diferencias entre los distintos nutrientes. A partir de ahí, todo será mucho más sencillo.

La comida saludable está a la orden del día. Poco a poco, las personas tienen mayor conocimiento sobre lo que comen. La información cada día es más detallada y cada vez son más quienes no están dispuestos a sentarse en la mesa para comer cualquier cosa. Pero, en ocasiones, la información es confusa y es difícil discernir entre los alimentos saludables o dañinos. Esta guía de la alimentación elaborada por 'La Voz de la Salud' puede resultarte muy útil.

Nutrientes Dieta
El redactor recomienda