Miel

Miel, cerveza, pan, chocolate: no son veganos aunque creas lo contrario

A simple vista parecen alimentos que no deberían ser conflictivos con una dieta vegana. Sin embargo, la radicalidad de sus principios no admite excepciones: la más mínima traza de animales en la obtención del producto o su explotación los convierte en prohibidos para la dieta. La lista menos obvia es sorprendente, porque incluye, por ejemplo, alternativas a los lácteos que de forma indirecta se obtienen añadiendo algunas proteínas que inevitablemente proceden de los animales. Es el caso de la crema que no procede de la leche de la vaca ni de otro bóvido, pero que en cambio contiene caseína, de origen animal.

Un caso llamativo es el de la cerveza y el vino. Debido a sus métodos de elaboración, aunque son fermentaciones de cereales y uvas, respectivamente, en el proceso se añaden agentes gelatinosos, como la cola de pez. Ocurre lo mismo con algunas comidas en principio aptas para veganos, como zumos que, sin embargo, contienen colorantes extraídos de insectos. Están excluidos también aquellos en los que se necesite la explotación de los animales por el medio que sea. Estos son algunos de ellos.

Chocolate
1.

Chocolate

El cacao se obtiene de una planta, por lo que en principio no debería ser un problema para los veganos. La foto escogida es de chocolate negro, pero incluso en este caso es muy difícil encontrar alguna variedad que no tenga nada de leche. Muchas marcas lo pueden promocionar como apto para veganos, pero atentos a la etiqueta, porque aún cuando no tuvieran leche, sí pueden contener otros ingredientes como suero de leche o caseína.

Cerveza y vino
2.

Cerveza y vino

La cerveza se obtiene de la fermentación de la cebada y la malta o el trigo, según el tipo de elaboración, y el vino de las uvas. No obstante, en ambos productos se utiliza como componente clarificante una gelatina que se obtiene de la cola de pescado o la clara de huevo, ambos de origen animal.

En la cerveza se emplea para eliminar la turbidez que aparece como consecuencia de los polifenoles y las proteínas de la malta y el lúpulo. En los vinos se produce de forma similar con los taninos, por lo que se usan otros agentes para su clarificación. Es prácticamente imposible encontrar estos ingredientes en la etiqueta, así que lo más seguro, si eres vegano, es que recurras a productores que especifiquen claramente que prescinden de clarificadores de origen animal. 

Miel
3.

Miel

Es probablemente uno de los productos más controvertidos dentro del veganismo, ya que existen algunas discrepancias. No obstante, de forma estricta no se puede considerar un alimento para veganos. Tal y como expone la Vegan Society, la miel es el que más a menudo se confunde como apto para veganos debido a la "errónea idea de que las abejas fabrican la miel para nosotros". A diferencia del argumento de la crueldad animal -empleado en otras industrias-, se califica de explotación, ya que la miel "la fabrican las abejas para las abejas y su salud es sacrificada cuando es cosechada o interviene el hombre", aclaran en su información para el correcto veganismo.

Sopa miso
4.

Sopa miso

El popular entrante de la gastronomía japonesa, también presente en el desayuno, puede ser apto para veganos, pero muy a menudo en los restaurantes se incluye entre sus ingredientes un fondo de pescado como base para la sopa, de forma similar al que se emplea para la paella o la fideuá en España. Si eres vegano y quieres asegurarte, pregunta si solo se han empleado verduras y hortalizas

Pan
5.

Pan

Es el caso de cualquier variedad que incluya mantequilla, huevos o leche. Es el caso del pan de maíz, el de mantequilla y otros. Parece obvio, pero es fácil que existan algunos tipos que contengan estos productos.

Golosinas
6.

Golosinas

La gran mayoría de las golosinas, además de contener azúcar en grandes cantidades, lo cual las convierte en poco recomendables para una dieta saludable, se fabrican con gelatina de origen animal procedente del colágeno de los tendones y otros despojos. A diferencia de los vinos y las cervezas, tiene que incluirse en el etiquetado, por lo que es más fácil identificar si son aptas o no. 

Crema con caseína
7.

Crema con caseína

Aunque se vendan como no lácteos, la inmensa mayoría de los sustitutivos de la crema de leche para el café contienen al menos un pequeño porcentaje de caseinato de sodio, un derivado de la leche. Es prácticamente imposible conseguir crema sin recurrir a algún tipo de derivado lácteo: es mejor evitarlos si quieres seguir una estricta dieta vegana.

Queso y yogur de soja
8.

Queso y yogur de soja

Al igual que la crema y el chocolate, los yogures y quesos a base de soja, uno de los pilares de la dieta vegana, a menudo contienen también caseína en diferentes porcentajes o cualquier otro derivado lácteo. Comprueba bien la etiqueta, no toda la soja es orégano en el mundo del veganismo.  

Comidas con carmina
9.

Comidas con carmina

El caso más complicado de detectar son las comidas con color rojo. No es el caso de la remolacha, obviamente, cuyo color natural sirve de tinte para otros productos. Sin embargo, muchos otros, entre los que se incluyen bebidas y zumos, utilizan como colorante la carmina, que procede de un insecto, la cochinilla.  

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Los alimentos que no debes meter nunca en la nevera