Hay una serie de alimentos que, por sus propiedades organolépticas, pueden ser muy útiles cuando el objetivo es adelgazar o controlar el peso. Esto no significa que por tomarlos automáticamente se vayan a perder esos kilos, pues al final depende principalmente de la cantidad de calorías que se ingieren y las que el organismo necesita. No obstante, algunos ingredientes sí que pueden ayudar a gestionar el hambre o tomar comidas más o menos energéticas, y la canela es el condimento perfecto para esta tarea. Además, su consumo nos aporta otros muchos beneficios para la salud.

La canela, un condimento medicinal

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Esta especia ha sido utilizada con fines medicinales desde hace miles de años gracias a sus propiedades. Las mismas que la ciencia ha demostrado en diversos estudios como, por ejemplo, su poder antioxidante, superior incluso al del ajo, como refleja una investigación del año 2005. Estos antioxidantes, a su vez, le confieren capacidades antiinflamatorias que lo convierten en un ingrediente ideal para combatir infecciones. La canela también puede contribuir a evitar problemas del corazón, ya que regula factores de riesgo clave como el colesterol, los triglicéridos o la presión sanguínea.

No obstante, más allá de estas cualidades -y otras que ya estudiamos en profundidad en este artículo-, lo que aquí nos concierne es analizar por qué la canela puede ayudar a controlar el peso de una manera saludable.

¿Por qué nos ayuda bajar o mantener el peso?

La canela tiene la capacidad de disminuir la velocidad a la que entra la glucosa en la sangre, sobre todo aquella que se obtiene de los alimentos, tal y como refleja un estudio publicado en el año 2011 en la revista científica internacional 'Plants Food for Human Nutrition'. Además, la canela posee un compuesto que funciona en las células al igual que la insulina, lo que contribuye a la captación de esa glucosa.

Puede contribuir a evitar problemas del corazón y ayuda a regular factores de riesgo clave como el colesterol

Por estos factores, la canela puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre. Un factor que evita los picos de insulina, que a su vez pueden provocar que, cuando vuelvan a bajar, se tenga hambre aunque hayamos comido recientemente. Por ello, si estos se mantienen estables, podremos controlar el apetito y eliminar la necesidad de volver a comer o picotear entre horas. Actos que nos llevarían a ingerir más calorías y que podrían derivar en un superávit energético que no ayuda a nuestro objetivo de bajar o mantener un peso adecuado y saludable.

Así, la canela puede aumentar nuestra sensación de saciedad y ayudarnos a no pasar hambre cuando sigamos una dieta hipocalórica. No obstante, para aprovechar todos estos beneficios, es necesario tomar diariamente entre 1 y 6 gramos de dicha especia, lo que equivale a un máximo de dos cucharaditas.

Sustituye el azúcar por la canela

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Además de su capacidad para gestionar el hambre y la presencia de glucosa en sangre, la canela también nos puede ayudar a reducir las calorías que tomamos gracias al sabor dulce que aporta a las elaboraciones. Este matiz la convierte en una opción a tener en cuenta para sustituir el azúcar y reducir su consumo, el cual además eleva los niveles de glucosa y dificulta la sensación de saciedad. Por ejemplo, quienes toman café pueden añadir un poco de canela en lugar de azúcar para así disminuir la cantidad de calorías, aportar energía al trago y mantener el punto dulzón del mismo.

En general, esta especia se puede emplear en el ámbito de la repostería como una alternativa más saludable al azúcar blanco. Así será más sencillo consumir las calorías diarias que se fijen como objetivo cuando se sigue una dieta específica o se quieren seguir unos patrones alimenticios saludables.