Desarrollo infantil: descubre cómo puedes 'alimentar' el cerebro de tus hijos
  1. Nutrición
CRECIMIENTO SALUDABLE

Desarrollo infantil: descubre cómo puedes 'alimentar' el cerebro de tus hijos

El ácido graso Omega 3 DHA es uno de los nutrientes esenciales para favorecer la evolución intelectual y cognitiva de los pequeños. ¿Quieres saber si tu hijo toma la cantidad adecuada?

Foto: Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

Los primeros años en la vida de un niño son cruciales. No cesa de aprender, de recibir estímulos y desarrollar capacidades. De igual modo que su cuerpo va creciendo y adquiriendo destrezas, también el cerebro está en constante evolución, formando conexiones neuronales. Las investigaciones apuntan a que se desarrolla casi por completo en los 10 primeros años de vida.

Durante la infancia, por tanto, el cerebro, tiene un enorme desafío por delante; para hacerle frente, no solo necesita estímulos favorables, sino también una alimentación que ayude a su evolución. En este sentido, llevar una dieta equilibrada es fundamental, y hay un nutriente que se ha mostrado clave: se trata del Omega-3 DHA, el ácido graso más abundante en el cerebro y del que se ha visto que juega un papel esencial en el desarrollo del cerebro infantil.

Así lo señaló la Autoridad Europea de Salud Alimentaria (EFSA), que ya en 2014 confirmó que el cerebro en desarrollo acumula grandes cantidades de DHA, particularmente durante los dos primeros años de vida, pero también más tarde y durante la niñez, y concluyó que hay una relación de causa efecto entre el consumo de DHA y la contribución al desarrollo normal del cerebro.

¿Cuánto DHA necesitan los niños?

En esta misma resolución, el panel de expertos de la EFSA fijó cuáles serían los requerimientos de este nutriente.

  • En bebés mayores y niños pequeños menores de 24 meses, se debe proporcionar una ingesta diaria de 100 mg de DHA en una o más porciones
  • En niños a partir de dos años, los alimentos deben proporcionar una ingesta diaria de 250 mg en una o más porciones (en este caso, la recomendación se refiere a la suma de omega-3 DHA y omega-3 EPA).

Conseguir esta cifra no debería ser difícil en el marco de una dieta saludable. Como señala el doctor Ángel Gil, presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición y catedrático del departamento de Bioquímica y Biología Molecular II de la Facultad de Farmacia de la universidad de Granada, “una dieta equilibrada en los niños entre uno y tres años es suficiente para cubrir las necesidades de todos los nutrientes. Sin embargo, en nuestro medio es frecuente que, o bien se consuman algunos en exceso (por ejemplo, proteínas), o que un porcentaje de niños ingieran cantidades insuficientes de otros, y es el caso del DHA y de la vitamina D”.

placeholder Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

De hecho, se considera que tres de cada cuatro niños españoles no alcanzan las ingestas diarias recomendadas de Omega- 3DHA. Nos encontramos con que la dieta de nuestros hijos es elevada en grasas saturadas y, sin embargo, deficitaria con respecto a las recomendaciones internacionales de ácidos grasos esenciales y poliinsaturados como los Omega-3.

¿Puedo saber si la dieta de mi hijo es adecuada?

Es fácil que nos preguntemos si nuestros hijos forman parte de esa mayoría de niños españoles cuya dieta no cumple los requerimientos señalados por la EFSA. En este sentido, podemos utilizar la calculadora de DHA como una ayuda para conocer si su dieta habitual les está aportando este nutriente -y otros de especial importancia, como el hierro- en la cantidad adecuada.

placeholder Esta herramienta te ayudará a calcular la cantidad de DHA que toma tu hijo.
Esta herramienta te ayudará a calcular la cantidad de DHA que toma tu hijo.

A partir de ahí, la primera recomendación es una dieta equilibrada en la que incluyamos alimentos ricos en Omega-3, como los pescados azules, mariscos, frutos secos y semillas, aceites vegetales o aguacate, entre otros. Ahora bien, si nos centramos en obtener DHA, lo vamos a encontrar básicamente en el pescado azul; no hay otras muchas fuentes dietéticas de este ácido graso. Además, existen otros alimentos, como la leche enriquecida, que pueden ayudar a cumplir las recomendaciones.

Así se ha visto en el marco del Estudio EsNuPi (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), llevado a cabo por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT), en donde se ha visto, explica la doctora Rosaura Leis, que “la principal fuente de DHA en la dieta de los niños son los pescados azules, pero en muchos casos a los padres les resulta difícil introducir estos alimentos en la dieta de los niños con la frecuencia que sería necesaria para alcanzar las ingestas diarias recomendadas. El Estudio EsNuPI muestra que utilizar alimentos fortificados y enriquecidos como los lácteos, tan presentes e importantes en la dieta de los niños, es una estrategia útil y eficaz para ayudar a alcanzar las ingestas adecuadas”.

En este contexto, se ha visto que los niños que consumen leches infantiles enriquecidas ingieren 4,5 veces más Omega-3 DHA que la población infantil general. Por eso, una buena fórmula, sencilla y cómoda, para incluir en la dieta de los pequeños el DHA necesario para el desarrollo óptimo de su cerebro es cambiar el vaso de leche habitual por un vaso de leche de crecimiento.

Así, por ejemplo, un vaso diario de Puleva Peques aporta el 65% de la cantidad diaria recomendada de este nutriente Y, además, también aporta hierro -que ayuda al desarrollo cognitivo-, calcio y 13 vitaminas, entre ellas A, C y D, para favorecer la función normal del sistema inmunitario.

ECBrands Brands Salud