Cada vez más cerca el día que los celiacos volverán a comer pan
  1. Bienestar
Nanopartículas

Cada vez más cerca el día que los celiacos volverán a comer pan

Esta proteína presente en el trigo y otros cereales es la pesadilla de millones de personas en el mundo. Está en muchos alimentos, no solo en el pan, y evitarla no siempre es fácil. Pero los días de privación están contados

Foto: Foto: Unsplash/@studioktr.
Foto: Unsplash/@studioktr.

El gluten es un problema en la alimentación actual. Cada vez hay más personas intolerantes a esta proteína, aunque los celiacos auténticos, los que no pueden ingerir nada que la contenga porque tienen graves manifestaciones que afectan a la mucosa intestinal, oscilan entre el 0,3% y el 2,4% según los países. En España, las estimaciones apuntan a que el 1% de la población es celiaca, aunque podrían ser más porque es un problema infradiagnosticado.

Intolerantes y celiacos tienen en común que desarrollan síntomas intestinales (diarrea, vómitos, hinchazón abdominal...) después de tomar alimentos con gluten (elaborados con harina de trigo, cebada, centeno), pero mientras que en los intolerantes la reacción no es de origen inmunológico ni su intestino se daña después de ingerir la proteína, en los celiacos existe una respuesta inmunológica exagerada, de base genética y con grave daño para el intestino delgado (pérdida de vellosidades intestinales).

La predisposición genética puede conducir a la pérdida de la tolerancia inmune a la gliadina en algún momento de la vida

El inmunólogo Tobias Freitag, de la Universidad de Helsinki (Finlandia), detalla que "se desconocen las razones exactas que pueden explicar por qué algunas personas desarrollan enfermedad celiaca, pero la predisposición genética puede conducir a la pérdida de la tolerancia inmune a la gliadina durante la infancia, la adolescencia o la edad adulta".

Foto: Unsplash/@picoftasty.
Foto: Unsplash/@picoftasty.

Complementos y vacunas

La pérdida de tolerancia a la gliadina está causada por un fallo en la regulación de los linfocitos T específicos de gliadina dentro del sistema inmune, lo que lleva a la destrucción de la mucosa intestinal. Hasta ahora, el único tratamiento disponible para la enfermedad celiaca es una dieta sin gluten de por vida.

Desde hace tiempo, numerosos grupos de investigación trabajan en la búsqueda de una 'pastilla' contra la enfermedad. Uno de ellos es el profesor Hoon Sunwoo, de la Universidad de Alberta (Canadá), que ha desarrollado un suplemento a partir de yema de huevo que se une al gluten en el estómago y lo neutraliza.

En un proyecto colaborativo liderado por Freitag, los científicos han desarrollado nanopartículas que contienen gliadina para el tratamiento inmunomodulador de la enfermedad celiaca. Al inyectarlas en la sangre de ratones con tres modelos de enfermedad celiaca, han constatado que esas nanopartículas de gliadina (TIMP-GLIA) reducen significativamente los marcadores de activación de células T específicas de gliadina, inflamación y el daño intestinal.

Además, el tratamiento con nanopartículas de gliadina también induce perfiles de expresión génica asociados con la tolerancia inmune. Estos hallazgos, que se han publicado en la revista 'Gastroenterology', respaldan la idea de que es posible reprogramar el sistema inmune de los celiacos e instruir a los linfocitos T para que toleren nuevamente el gluten. Los científicos defienden que si esto se confirma en un ensayo clínico, estas nanopartículas podrían curar la enfermedad celiaca y los afectados podrían volver a comer pan y otros alimentos que contienen gluten.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este proyecto con las nanopartículas TIMP-GLIA se ha desarrollado conjuntamente entre la Universidad de Helsinki y la compañía Cour Pharmaceutical Development Company, y Takeda Pharmaceuticals ha comprado una licencia para el desarrollo de estas nanopartículas.

La solución definitiva podría venir de una vacuna, una opción que ya se ha explorado. En mayo de 2017, 'The Lancet' difundió los resultados positivos de cuatro estudios en fase I de la vacuna Nexvas2, que garantizaban su seguridad, tolerabilidad y bioactividad. Pero el entusiasmo inicial pasó a la decepción al comprobar, en un ensayo clínico en personas, que la vacuna no protegía a los celiacos que tomaban gluten. La compañía que desarrolló la vacuna anunció la suspensión del ensayo.

Dieta sin gluten Celiacos
El redactor recomienda