Los arándanos son ricos en polifenoles. iStock

Los mejores alimentos para el cerebro

Alejandro Dumas ('Los tres mosqueteros') se sentaba todas las mañanas debajo del Arco del Triunfo y comía una manzana para inspirarse, supuestamente. Tal vez fue un vaticinio de las propiedades de esta fruta, en concreto de la que tiene, según un estudio de la Universidad de Reading, en Reino Unido, para aumentar nuestra agilidad mental debido a la presencia de flavonoides y antioxidantes, que se supone que podrían aportar beneficios sobre ciertas funciones cerebrales, en concreto la memoria y la cognición. Es una fruta especialmente rica en quercitina, un flavonoide del que se están estudiando sus posibles ventajas para la salud.

Pero la manzana no es el único alimento que podría haber echado una mano a Alejandro Dumas a la hora de escribir, por ello aquí hay una lista de los alimentos que más ayudarán a nuestro cerebro a funcionar de forma correcta.

Pescado azul
1.

Pescado azul

La pregunta no debería ser por qué es bueno para el cerebro, sino para qué no es bueno (la respuesta es: no es malo para nada). El pescado azul, rico en ácidos grasos omega 3 y 6, es uno de los alimentos más recomendados por las autoridades sanitarias debido a los múltiples beneficios de dichos ácidos grasos sobre nuestro organismo. Los investigadores de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, Ammann E. M., Pottala J. V, Robinson J.G., Espeland, M. A. y Harris W.S. publicaron el año pasado un informe en el que se explicaba que unos niveles más altos de las moléculas DHA y EPA (formas activadas y 'listas para usar' de los ácidos grasos omega 3) están directamente vinculados "a la protección del cerebro frente a la demencia". Esas moléculas, la DHA y la EPA, están muy presentes en el pescado azul. Así que comer salmón, caballa, atún o bonito supondrá una buena protección para nuestro cerebro.

Tomate
2.

Tomate

Uno de los frutos más típicos de la gastronomía española es, a la vez, uno de los que tienen mayores beneficios para nuestra salud. Su efecto sobre el cerebro se basa en la presencia de una molécula llamada licopeno, un antioxidante que podría ayudarnos a proteger nuestro cerebro del daño que provocan los radicales libres durante el desarrollo de la demencia y del alzhéimer. Así lo creen los investigadores Min J.Y. y Min K. B., de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea. En un estudio explican que los "niveles altos de licopeno se asocian con un menor riesgo de mortalidad provocada por la enfermedad de Alzheimer".

Brócoli
3.

Brócoli

Tal vez no sea el vegetal más querido, pero sus opciones gastronómicas son dignas de la cocina de un chef de renombre. Además, siempre podemos ponerle un montón de besamel por encima si no es de nuestro agrado. Pero aunque no nos guste, su ingesta es de lo más recomendable. Esto se debe a que es una gran fuente de vitamina K y porque contiene unos compuestos llamados glucosinolatos. Según un estudio de los investigadores Galuppo M., Giacoppo S. y su equipo del Centro Neurológico Bonino-Pulejo de Messina, en Italia, y de la Laurentian University, en Canadá, dichos glucosinolatos sirven para evitar la degradación de un neurotransmisor llamado acetilcolina. Y menos mal, porque los niveles bajos de dicho neurotransmisor se asocian con la enfermedad de Alzheimer.

Arándanos
4.

Arándanos

Estos frutos silvestres son un capricho (dado que encontrarlos en temporada, ricos, frescos y a precio asequible es toda una odisea) que podría estar ayudando a nuestra memoria. Así lo explican los investigadores Cristina Andrés Lacueva, Bárbara Shukit-Hale, Rachel L. Galli, Olga Jeuregui, Rosa M. Lamueka Raventos y James A. Joseph, de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Tufts, en Boston, en un estudio. Al parecer, los compuestos de polifenoles presentes en los arándanos son capaces de "atravesar la barrera hematoencefálica y actuar directamente en diferentes regiones del cerebro que son importantes para el aprendizaje y la memoria". Cómo actuan todavía no está del todo claro, pero se cree que esas moléculas pueden tener un efecto antioxidante sobre las neuronas.

Pipas de calabaza
5.

Pipas de calabaza

Aunque es algo que parece haberse perdido ya, los que tenemos cierta edad todavía recordamos las bolsitas de plástico transparente llenas de pipas de calabaza con una moneda plateada para abrirlas. En España nunca han podido destronar a la pipa tradicional, porque todos tenemos recuerdos de pasar muchas tardes en nuestra adolescencia solo comiendo pipas con nuestros amigos, ni botellones ni nada. Pero, tal vez, las pipas de calabaza tienen un hueco en nuestra nutrición debido a sus propiedades. La que nos ocupa es su alto contenido en micronutrientes esenciales que tienen una gran relevancia para nuestro cerebro. Contienen mucho zinc, que es básico para mantener un estado de memoria y razonamiento elevado. Además, son ricas en magnesio y triptófano, el primero relacionado con el desarrollo cerebral y el segundo, ingrediente esencial para la fabricación de serotonina, la molécula del buen humor.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Las carnes que debes comer si quieres adelgazar