Menú
Claves para retomar la actividad deportiva después de una cirugía de columna
  1. Bienestar
Vertebra tu bienestar

Claves para retomar la actividad deportiva después de una cirugía de columna

Los beneficios del deporte son innumerables, siempre que esté adaptado a las condiciones de cada persona. Una operación en la espalda tampoco contraindica el ejercicio, solo hay que respetar los tiempos y conocer qué se puede hacer de forma segura

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

No podemos hacer un pronóstico generalizado del periodo de recuperación de una cirugía de columna y, por tanto, sobre en qué momento se podrá retomar la actividad física. Cada caso es distinto porque depende de la persona y del tipo de cirugía que se realice. Por ello, en Instituto Clavel, siempre que es posible, apostamos por técnicas mínimamente invasivas, como el abordaje de la columna por vía anterior que, al no manipular estructuras nerviosas ni abrir la musculatura de la espalda, reduce el posoperatorio.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Después de una operación de columna, con carácter general, es importante abstenernos de realizar algunas actividades, como levantar peso o conducir, así como girar la columna o encorvar la espalda durante las primeras semanas. La columna es el eje principal de nuestro cuerpo, por lo que es muy importante que el paciente respete el proceso de recuperación.

Tiempo de espera

Muchas personas tienen la necesidad no solo de recuperar sus tareas habituales, sino que además quieren volver a hacer deporte cuanto antes, pero para poder practicarlo es necesario esperar un poco más de tiempo que para realizar las tareas habituales. La mayoría de los pacientes operados con técnicas mínimamente invasivas suelen incorporarse a sus tareas habituales en dos o tres semanas, mientras que para hacer ejercicio tienen que pasar entre cuatro y ocho semanas, dependiendo de la intensidad de este; además, hay que empezar de manera progresiva.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En cuanto al tipo de actividad física que se puede realizar, hay que tener en cuenta la cirugía de columna practicada. No es lo mismo una columna operada con instrumentación de varios niveles (barras y tornillos) que otra intervenida por microcirugía o endoscopia. En el primer caso, hay que empezar con ejercicios encaminados a tonificar, estirar y descontracturar la musculatura paravertebral y del tren inferior, mientras que, en el segundo, la mayoría de los pacientes podrán realizar ejercicios de musculación sin limitación siempre que se hagan de manera responsable.

Al mes de la intervención, y bajo control, se puede caminar o hacer ejercicio de tipo aeróbico y sin mucha carga de peso

En cuanto a cuándo empezar con cada tipo de ejercicio, si son suaves, como caminar o de tipo aeróbico y sin mucha carga de peso, se puede empezar bajo control a partir del mes de la intervención. Si, por el contrario, son ejercicios de gran intensidad, lo normal es esperar 8-10 semanas y empezar progresivamente. También hay que ver la actividad física que el paciente realizaba antes de ser intervenido. Las personas deportistas suelen empezar antes con menos complicaciones que las sedentarias.

La rehabilitación también cuenta

La rehabilitación juega también un papel muy importante para preparar al paciente para la práctica deportiva. La fisioterapia personalizada ayuda al paciente a aprender a moverse y a realizar las actividades diarias de forma adecuada para mantener la espalda en una posición segura y evitar que el dolor aparezca.

Las terapias manuales y los ejercicios pautados por los fisios durante la rehabilitación forman parte del tratamiento indispensable para devolver a las personas operadas su calidad de vida.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Entre los ejercicios que el especialista puede desarrollar tras la intervención de columna están aquellos que combinan la flexión lumbar con la fuerza y la elasticidad: el propósito de esto es fortalecer poco a poco la musculatura. Lo ideal es que la rehabilitación comience pronto.

Hay deportes que no deben practicarse, principalmente aquellos en los que exista un traumatismo continuado sobre la columna intervenida. Tampoco en los que se repitan con frecuencia alta las rotaciones. Debemos practicar aquellos deportes en los que la flexión o la extensión se realizan de forma controlada y no violenta y sobre todo, como hemos comentado antes, con una preparación previa adecuada y con un calentamiento metódico.

El hecho de haber sido intervenido de la columna no excluye que uno pueda volver a la actividad deportiva intensa, o incluso de competición, como así lo atestiguan muchos de nuestros pacientes, sobre todo aquellos que hemos intervenido por vía anterior.

No podemos hacer un pronóstico generalizado del periodo de recuperación de una cirugía de columna y, por tanto, sobre en qué momento se podrá retomar la actividad física. Cada caso es distinto porque depende de la persona y del tipo de cirugía que se realice. Por ello, en Instituto Clavel, siempre que es posible, apostamos por técnicas mínimamente invasivas, como el abordaje de la columna por vía anterior que, al no manipular estructuras nerviosas ni abrir la musculatura de la espalda, reduce el posoperatorio.

Salud
El redactor recomienda