Hay muchos tipos de azúcares: cuáles tienen menos calorías y cuáles más
  1. Nutrición
lo más dulce

Hay muchos tipos de azúcares: cuáles tienen menos calorías y cuáles más

Es uno de los alimentos más consumidos del mundo. Existe una gran variedad de versiones, pero casi todas se basan en una proporción de glucosa y fructosa que, aunque son parecidas, se procesan de forma muy diferente

Foto: Foto: Unsplash/@sharonmccutcheon.
Foto: Unsplash/@sharonmccutcheon.

Cuando oímos esta palabra nos viene a la mente el de toda la vida, el de los sobrecitos del café en el bar, los azucarillos o el glas de un pastel. Pero hay una cantidad enorme de variedades. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la definición 'oficial' hace referencia a "los glúcidos que, generalmente, tienen sabor dulce". Los mencionados glúcidos son, a su vez, otra forma de aludir a los hidratos de carbono, moléculas compuestas por átomos de carbono, oxígeno e hidrógeno y que se pueden descomponer en glucosa, el combustible principal del cuerpo humano.

Pero lo cierto es que los diferentes tipos de azúcares, a pesar de estar todos compuestos por estos átomos (y, por tanto, por glucosa), no se procesan de igual manera en nuestro organismo. La consecuencia principal de esto es que algunos sean más nutritivos que otros o, por decirlo de otro modo, que unos contengan muchas más calorías 'útiles' para nuestro organismo.

Lo primero: glucosa vs. fructosa

Todos los azúcares se componen de estas moléculas, ya sea de una sola o de una proporción de ambas. Aunque químicamente sean muy parecidas, tienen efectos muy diferentes en el cuerpo humano. Como se explica en un estudio de los investigadores Sam Z. Sun y Mark W. Empie, la glucosa se puede metabolizar en todas y cada una de las células de nuestro cuerpo (es eso lo que la convierte en el combustible definitivo), mientras que la fructosa se metaboliza principalmente en el hígado, lo que reduce sobremanera su aporte calórico.

Sacarosa

Es el de mesa, el de toda la vida y, por qué no decirlo, el que más nos ayuda a engordar. También es el que tiene un mayor poder endulzante. Se trata de un azúcar que se encuentra de forma natural en muchos tipos de frutas y otras plantas (como la caña) en la naturaleza. Es una mezcla de glucosa y fructosa al 50%.

Es el tipo que encontramos en la comida procesada como los caramelos, los refrescos o los helados. Según exponen desde la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA), cada 100 gramos de este alimento contienen 408 kilocalorías, lo que es una cantidad más que considerable.

Foto: Unsplash/@boukala.
Foto: Unsplash/@boukala.

Por otra parte, no podemos olvidar la existencia del azúcar moreno. Técnicamente, es la sacarosa original, la que se extrae pura (y peligrosamente) de la caña de azúcar y de la remolacha. Después, para convertirlo en el blanco que todos conocemos, se refina, lo que provoca que se le extraigan componentes que no son fructosa ni glucosa. Estos son minerales como calcio, hierro, magnesio, fósforo o potasio (que se encuentran, eso sí, en cantidades pequeñísimas) o trazas de algunas vitaminas. Los volúmenes de nutrientes 'extra' son diminutos y no suponen, con las pequeñísimas cantidades en las que consumimos azúcar en nuestro día a día, un beneficio nutricional. Pero sí lo es que estos compuestos y elementos químicos ocupan espacio, con lo que la cantidad de calorías que consumiremos con el azúcar moreno será menor. De hecho, según la BEDCA, 100 gramos de este alimento contienen 'solo' 398 kcal, un 97,5% de las del azúcar refinado. No supone una gran diferencia, pero con una taza de café al día, al cabo del año habremos evitado miles de calorías.

Sirope de ágave

Es uno de los productos que más se han popularizado en los últimos años, y por buenas razones. La razón principal es que su composición, a pesar de presentar tanto glucosa como fructosa, resulta muy beneficiosa para nosotros (30%-10% de la primera molécula y 70%-90% de la segunda). Según la base de datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), 100 gramos de este alimento contienen la razonable cantidad de 310 kcal, el 75% de lo que contendría la misma cantidad de azúcar blanco.

Foto: Unsplash/@thkelley.
Foto: Unsplash/@thkelley.

Esto ha promovido sobremanera la fama del producto y lo ha popularizado como el endulzante natural de cientos de productos 'healthy'.

Maltosa

El 'virrey' de los azúcares. Se trata de un compuesto (lo encontraremos principalmente comercializado como jarabe) contenido en los granos de cebada germinados (de hecho, es uno de los hidratos de carbono que consumen las levaduras para la formación del alcohol). Está compuesto únicamente por dos moléculas de glucosa unidas entre ellas, lo que significa que es un azúcar extraordinariamente eficaz para nuestro cuerpo (lo que no es positivo si lo que pretendemos es perder peso). Su contenido calórico, según el USDA, se sitúa en las 415 kcal.

Fructosa pura

También conocida como levulosa, se ha popularizado cada vez más. Su bajo precio (no tan reducido como el del azúcar de mesa, pero en el rango de los 4€ el kilo) la ha convertido en un contendiente digno frente a la opción más popular. Cierto es que es un endulzante menos potente que aquellos productos que contienen también glucosa, pero bien usada puede hacer que nos olvidemos de las demás opciones.

Trucos adelgazar Azúcar
El redactor recomienda