Menú
Aumentan los casos de tiña en peluquerías: qué es esta enfermedad, síntomas y cómo eliminarla
cada vez más

Aumentan los casos de tiña en peluquerías: qué es esta enfermedad, síntomas y cómo eliminarla

La Academia Española de Dermatología y Venereología ha avisado de la proliferación de esta infección cutánea debido a la popularización de determinados tipos de corte de pelo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Más información

Suena a una enfermedad de principios de siglo XX, pero la realidad es que la tiña está entre nosotros, y cada día más. Así lo afirma la última alerta de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que avisa de que el vector de su transmisión está en las peluquerías españolas.

Según la AEDV, en los dos últimos casos se ha multiplicado el diagnóstico de esta enfermedad producida por los hongos dermatofitos: los Microsporum, los Epidermophyton y Trichophyton. El aumento de los casos, según informan desde la organización dermatológica, se debe principalmente a la popularización de rasurados y degradados en los cortes de pelo, que ponen en directo contacto las cuchillas de las máquinas con el cuero cabelludo de personas infectadas, contaminando el material (que luego entra en contacto con cabezas sanas).

Los degradados y rasurados son los cortes de pelo que más transmiten la tiña

La tiña es un tipo de infección cutánea que se puede dar en todas las partes del cuerpo, aunque en algunas es más común que en otras. Las más afectadas son la barba, los pies (el pie de atleta es tiña), las ingles y el cuero cabelludo (la infección que está aumentando ahora mismo). Los principales síntomas, como informan desde la Clínica Mayo, son:

  • Áreas escamosas con forma de anillo en la piel.
  • Picor.
  • Un área clara y también escamosa dentro del anillo, con diversas protuberancias.
  • Anillos de expansión adyacentes.

La tiña es una enfermedad altamente transmisible. No solo puede pasarse de persona a persona por el contacto directo de piel infectada con piel sana, sino que también puede afectarnos al tocar a animales que la padecen, como perros y gatos (o incluso vacas), tocar objetos que han estado en contacto con los hongos responsables (en este caso, el material de peluquería) o en superficies. Esta última forma es por la que se recomienda no andar descalzo por vestuarios, dado que el suelo puede ser el vector de infección del pie de atleta.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Su tratamiento se realiza con medicamentos antimicóticos, aunque su progresión suele ser limitada y no peligrosa, dado que, salvo en rarísimos casos, los hongos no se extienden más que por la parte más superficial de la piel. A pesar de esto, las personas inmunodeprimidas, como los pacientes de VIH, pueden tener muchos problemas para deshacerse de la enfermedad.

En los casos de los que avisa la AEDV, se ha reportado una alopecia repentina de pequeñas áreas del cuero cabelludo, junto a descamación e inflamación. Esto, unido al proceso de rascado, puede provocar supuración, dolor y fiebre.

Foto: Angiostrongylus cantonensis emergiendo de la arteria pulmonar de una rata capturada en zona de huerta de Valencia. (UGR)

El organismo responsable de estos casos específicos, informa la asociación dermatológica, es el Trychophyton tonsurans, un hongo altamente contagioso que, hasta el momento, se vinculaba a las infecciones agudas de tiña en niños de entre seis meses y 12 años de edad.

El aumento de los casos, explican desde la AEDV, se debe a la popularización de cortes de pelo que requieren de visitas más frecuentes al peluquero, como son los afeitados y los degradados, lo que aumenta la exposición a máquinas de afeitar potencialmente contaminadas, lo que "puede haber favorecido el contagio de la tiña".

Suena a una enfermedad de principios de siglo XX, pero la realidad es que la tiña está entre nosotros, y cada día más. Así lo afirma la última alerta de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que avisa de que el vector de su transmisión está en las peluquerías españolas.

Salud
El redactor recomienda