Si sufres de retención de líquidos, esta es la alimentación a seguir
  1. Bienestar
ALIMENTOS QUE NOS AYUDAN

Si sufres de retención de líquidos, esta es la alimentación a seguir

La hinchazón de las extremidades, cuando no se debe a problemas de salud importantes, es algo molesto y poco estético que podemos combatir a través de la dieta y el ejercicio

Foto: Foto: Unsplash/@alesme.
Foto: Unsplash/@alesme.

Empecemos por el principio porque ¿qué es la retención de líquidos? Dicho problema puede convertirse en el caballo de batalla de muchas personas que no saben ya qué hacer para no padecerla. Así, según nos explican en la Fundación Española del Corazón, estamos ante una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos.

“Sus causas son variadas, entre ellas, problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas. También existe el edema cíclico idiopático, en el que el problema se produce sin causa conocida”, detallan en la web de este organismo.

También es cierto que en épocas especiales de nuestra vida como, por ejemplo, un embarazo podemos presentar este problema. No en vano, las hormonas pueden volver más permeables los vasos sanguíneos. Este cambio facilita que la sangre y el exceso de líquidos entren en los tejidos y se produzca la temida retención.

El sodio, desterrado de la dieta

Sin embargo, lejos de lo que podamos pensar, sus síntomas pueden paliarse a través de la alimentación, además del correspondiente ejercicio. No en vano, el sodio es el principal promotor de la retención de líquidos. Por lo tanto, cualquier alimento que incluya un exceso de este componente debe ser desterrado de nuestra dieta. A grandes rasgos, podemos citar los siguientes productos donde el sodio es el gran protagonista: salazones, embutidos, encurtidos, latas y patatas fritas.

Aunque es cierto que no siempre resulta fácil saber qué alimentos son ricos en sodio. Al menos, así sucede con gran número de aditivos empleados con gran profusión en la industria alimentaria como los potenciadores del sabor ricos en sodio, como el glutamato monosódico, benzoato sódico, propionato de sodio o citrato de sodio. Todos ellos suponen una importante fuente de este elemento químico.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

“También se debe prestar atención a algunos medicamentos, antiácidos y productos con bicarbonato de sodio”, precisan desde la Fundación Española del Corazón. Otro escondite perfecto para el sodio lo encontramos en las salsas y alimentos precocinados que conviene evitar pues suponen un coladero para este elemento que tratamos de evitar.

Déjate ayudar por los diuréticos naturales

Debemos tener presente que solemos evacuar el exceso de líquidos a través del sudor y la orina. Pero es posible que nuestros riñones necesiten un pequeño empujón. Por ello, debemos recurrir a los diuréticos naturales. De hecho, dentro del mundo de las infusiones encontramos infinidad de aliados que pueden ayudarnos a combatir la dichosa retención: infusiones de diente de león, cola de caballo o té verde.

Las salsas y alimentos precocinados conviene evitarlos pues suponen un coladero de sodio

También ciertas verduras verdes, como los espárragos, las alcachofas, el puerro, la lechuga o el apio, pueden resultar muy adecuadas. Tampoco hay que olvidar incluir frutas como la piña o la papaya al finalizar el día, pues pueden ayudarnos a aliviar la sensación de pesadez. No en vano, ambas frutas poseen propiedades antiinflamatorias y favorecen la eliminación no solo de líquidos, sino también de toxinas. La sandía es otro ejemplo de fruta que nos puede echar una manita.

El desayuno podemos completarlo con unos copos de avena que vienen de perlas para poner coto a este problema. No deben faltar en nuestra dieta los tomates pues pueden convertirse en el arma definitiva contra la retención de líquidos, sobre todo si los combinamos con la cebolla y el perejil de una sabrosa ración de gazpacho andaluz. Por cierto, el potasio también puede desempeñar un papel fundamental. Por lo tanto, no deben faltarnos alimentos ricos en potasio como plátanos, chocolate, aguacate, espinacas o champiñones.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Otra verdura que puede ayudarnos a lidiar con la retención de líquidos es la berenjena. Así, ahora que llega el verano, una manera de disfrutar de un plato fresco, repleto de sabor y donde la berenjena brilla con luz propia es la caponata siciliana o estofado de berenjenas. Por supuesto, es importante reforzar este nuevo plan dietético con una adecuada tabla de ejercicios y actividades. Lo cierto es que montar en bicicleta, caminar, nadar o bajar y subir escaleras resultan muy apropiados para atar en corto este problema. De hecho, todos los deportes y tareas que nos obliguen a mover las piernas nos ayudarán a estimular el trabajo de los riñones y, por lo tanto, fomenta la diuresis tan necesaria para evacuar estos líquidos superfluos.

Por cierto, ahora que se avecinan las inmersiones en el mar o en la piscina, podemos aprovechar esta estupenda coyuntura para mover las piernas al tiempo que nos refrescamos.

Dieta Alimentos
El redactor recomienda