Esta semana, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) activaba una alerta sanitaria por la presencia de una bacteria en un lote de paté procedente de Navarra. En concreto, hablan de presencia de Listeria monocytogenes, si bien matizan desde la misma agencia que no constan personas afectadas por haber consumido el producto: un 'mousse' de foie fabricado en Alsasua. Si bien se trata de una bacteria presente de forma natural en el medio, desde donde puede contaminar los alimentos, la enfermedad que provoca —la listeriosis​— es menos frecuente que la salmonelosis o la campilobacteriosis, aunque tiene una elevada tasa de mortalidad.

Los infectados por listeria requieren atención hospitalaria y una de cada cinco personas muere por esta enfermedad

Desde Sanidad han pedido a todos los que tengan este producto que se abstengan de consumirlo y que, de haberlo hecho y notar algún síntoma, acudan a un centro médico. El producto en cuestión es un 'mousse' de foie 50% foie-gras de la marca Katealde, envasado al vacío en envases de 2x40 gramos [número de lote: 170362], con fecha de consumo preferente el 14 de diciembre de este año. El paté, fabricado por Katealde Artesanos S.L., ha sido distribuido en Andalucía, Cantabria, Baleares, La Rioja, Madrid, Navarra y País Vasco. ¿Pero qué es exactamente?

Se trata de una bacteria que se encuentra en el suelo y el agua, y también en algunos animales —aves de corral o ganado—. Según recoge FoodSafety, un portal sobre seguridad alimentaria que recoge información de las diferentes agencias del Gobierno de Estados Unidos, puede estar presente en leche cruda y en alimentos elaborados a base de leche cruda, pero también puede vivir en plantas de procesamiento de alimentos y así contaminar gran variedad de carnes procesadas. Además, es una bacteria que crece incluso en temperaturas frías y solo se trata con procesos de cocción y pasteurización.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la listeriosis pueden confundirse con los de otra enfermedad bacteriana, porque puede causar fiebre y diarrea, como ocurre con otros microbios transmitidos por alimentos. Además, puede provocar rigidez en el cuello, confusión, debilidad y vómitos. No obstante, las personas con listeriosis invasiva —cuando la bacteria se propaga más allá del intestino— tienen diferentes síntomas, dependiendo de si se es una mujer embarazada o no.

En el caso de las mujeres encintas, los síntomas suelen ser los de una gripe común: cansancio y dolores musculares. No obstante, infectarse durante el embarazo puede provocar un aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro o infecciones potencialmente mortales para el bebé. La mayor parte de los infectados por listeria requieren atención hospitalaria y una de cada cinco personas muere por esta enfermedad, según el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. En el caso de listeriosis durante el embarazo, el 20% de los casos provoca pérdida fetal y en un 3% el niño muere al nacer.