Unos de los principales motivos por los que se pierden alimentos en nuestra nevera es debido a no saber qué significa la información de las etiquetas. Estas nos aportan datos muy importantes que debemos tener en cuenta a la hora de almacenar y consumir esos productos. Por eso, comprender cada una de las fechas y valores que indican los paquetes nos ayudará no solo a evitar el desperdicio alimentario sino también a ahorrar dinero. De la mano de Supermercados de El Corte Inglés te contamos todo lo que necesitas saber para hacer una compra eficiente, empezando por saber cuál es la diferencia entre la fecha de caducidad y consumo preferente.

  • La fecha de caducidad suele corresponder a productos muy perecederos con riesgo microbiológico, generalmente son carnes y pescados crudos que duran pocos días. No deben consumirse tras esa fecha por riesgo a un contenido alto de bacterias patógenas. No olvides, además, cumplir las indicaciones del fabricante: “Conservar en nevera a una temperatura inferior a...”, “Una vez descongelado consumir en menos de...”.

  • La fecha de consumo preferente es la que indica a partir de qué día el alimento puede comenzar a perder parte de sus propiedades, como textura, sabor o aroma, pero no implica un riesgo microbiológico. Suelen ser galletas, panes, yogures, aperitivos, bebidas, etc.

Y una vez entendido esto, las etiquetas contienen otro tipo de información, como la tabla nutricional, que nos ayudará a descubrir las raciones de cada producto. En ella, podrás ver qué cantidad equivale a una ración. Por ejemplo, 30 gramos = una ración o 200ml = una ración, e incluso en muchos aparece explícitamente cuántas raciones contiene el paquete. La CDO (Cantidad Diaria Orientativa) es también una buena guía. Esta especifica el porcentaje de calorías, grasas, carbohidratos, azúcares, proteínas, fibra y sal correspondiente a cada ración del producto. Así podrás decidir si encaja con tus necesidades.

Cómo hacer la compra

Algo de planificación, un poco de orden y una pizca de sentido común son los ingredientes para comer todo lo que compramos en las mejores condiciones y luchar, así, contra el despilfarro. Esto implica prestar atención desde que te sientas a elaborar la lista de la compra, pasando por tu visita al supermercado, hasta el modo en que deshaces tu compra. Apunta estos consejos que te ayudarán a hacer la compra de forma tan eficiente como responsable:

  • Elabora la lista de la compra teniendo claro lo que necesitas. Chequea qué cosas tienes ya en casa, incluso en el congelador, para no comprar en exceso y dejarte llevar por las ideas de última hora o las compras impulsivas. La AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) recomienda que dividas tu lista de la compra en tres grupos: alimentos que no necesitan frío, refrigerados y congelados y que, una vez en el supermercado, los compres en este mismo orden para preservar la cadena de frío.
  • Planifica tus comidas antes de ir al supermercado: haz un menú semanal y evita comprar alimentos que no vayas a consumir.
  • Recuerda que ir con hambre al super, no es buena idea.
  • Mantén tu carro ordenado: evita colocar carne y pescado frescos encima de otros alimentos, así no se verterá líquidos y/o sangre que puedan perjudicar a otros alimentos. Separa los productos de limpieza del resto de los productos del carro.

(Pixabay).
(Pixabay).

  • Utiliza bolsas de congelados para guardar los alimentos durante todo el proceso de compra, incluso los refrigerados.
  • Compra a granel siempre que sea posible. Nos permite ver siempre lo que llevamos y elegir la cantidad exacta, así como qué corte nos interesa más (en trozos más o menos grandes, en lonchas, tacos, un trozo entero...) o qué piezas son las adecuadas para nosotros (más maduras, más verdes, de mayor o menor tamaño).
  • Cuando compres un alimento que sabes que no vas a consumir en su totalidad al instante, valora el tiempo y las condiciones en las que se conserva el sobrante. Busca en la etiqueta la información correspondiente: “Una vez abierto, consumir en 48 horas”, “Una vez abierto, conservar en nevera”, etc. Esto te valorar si debes comprar un litro de gazpacho para una sola persona, o si se van a estropear las ocho lonchas que te sobran en un paquete de jamón de york.

Pero evitar el desperdicio no termina cuando pasas por caja. Tan importante es la forma de comprar, como de deshacerla cuando llegas a casa. Un buen envasado y mucho orden son claves en este punto. Intenta reordenar los espacios (nevera, congelador o despensa), colocando los nuevos alimentos al fondo y utilizar áreas concretos para cada grupo de alimentos y finalmente, asegúrate de que todos los alimentos que lo necesitan (quesos, fiambres, carnes, etc) están correctamente embalados o en recipientes herméticos.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor. Conoce aquí más ideas y consejos para ser sostenible, ponlos en práctica para seguir protegiendo al planeta de forma adecuada y responsable.

Principales Tags