Perú, un paraíso gastronómico, cultural y puntero en un sector de la moda: la alpaca
  1. Gastronomía y cocina
Viaje obligatorio

Perú, un paraíso gastronómico, cultural y puntero en un sector de la moda: la alpaca

Medio siglo que fue suficiente para crear una sociedad hispano-peruana que perdura hasta nuestros días y que se puede disfrutar a través del arte, la cultura y la gastronomía

Foto: Ernesto Benavides del Solar
Ernesto Benavides del Solar

Perú, o como dicen sus habitantes 'el Perú', fue conquistado y pacificado por el extremeño Francisco Pizarro en un largo proceso desde el año 1532 y hasta el 1581, con la colaboración del inca Atahualpa y hasta la definitiva organización institucional de lo más precisa que la mayoría de los historiadores atribuyen al virrey peruano Don Francisco de Toledo. Medio siglo que fue suficiente para crear una sociedad hispano-peruana que perdura hasta nuestros días y que puede observarse y disfrutarse a través del arte, la cultura, la gastronomía, idioma, religión y una potente mezcla que resulta de lo más interesante ya que combina la época precolombina con la influencia española.

Desde la abdicación de Carlos V en su hijo Felipe II en el año 1556, el Perú cobra la mirada del nuevo monarca que, si bien jamás viajó a dichas tierras, sí comenzó una política en ellas para convertir la nueva colonia en uno de sus más queridos e importantes dominios. Una decisión tomada por la importante producción de palta que desde allí se enviaba a la metrópoli y que sirvió, en buena parte, para sostener toda la carísima actividad bélica que siempre caracterizó al monarca.

La Plaza de Armas, también denominada Plaza Mayor, es el sitio fundacional de Perú

Desde el 28 de julio de 1821 y por el general José de San Martín y definida en la batalla de Ayacucho tres años después, Perú es un país soberano totalmente desligado de la Corona española primero y del Estado español después. Lo que no implica, de ninguna manera, que se hayan roto unos lazos profundos donde ambas cultura no solo se han mezclado dando lugar a un amplio mestizaje, sino que se observa cuando uno viaja ahí el cariño sincero que en general tienen sus gentes por la siempre llamada 'madre patria'.

Lima

Visita obligada ya que todos los vuelos internacionales aterrizan en su capital en el aeropuerto de Jorge Chávez, un aviador de origen franco peruano que murió en 1910 mientras cruzaba los Alpes desde Suiza hasta Italia. Considerado un héroe de la aviación civil peruana, el país puso su nombre al aeródromo más importante.

Como casi todas las capitales, Lima se presenta como una urbe ruidosa, llena de vida y, como casi todas las capitales iberoamericanas, con un fantástico caos circulatorio no apto para personas impacientes. Llegar al centro desde el aeropuerto puede demorar casi una hora, pero ese rato puede ser utilizado para ir observando la entrada.

Plaza de Armas

placeholder La Plaza de Armas de Arequipa. Ernesto Benavides del Solar
La Plaza de Armas de Arequipa. Ernesto Benavides del Solar

También denominada Plaza Mayor, es el sitio fundacional de Perú. Ubicada dentro del centro histórico de Lima, en ella se puede admirar la soberbia catedral renacentista mandada construir por Pizarro en el lugar donde antes estuvo el adoratorio Inca de puma inti y el palacio del príncipe cusqueño Sinchi Puma. Una de las características de todos los conquistadores fue, una vez fundada la ciudad, elevar una catedral y Lima no fue una excepción. La portada es fiel a los estilos de la época renacentista con capiteles corintios en sus columnas y en cuyas hornacinas destacan las imágenes de apóstoles rodeando la imagen de Jesucristo. Hay, como no podía ser de otra manera siendo la época que era, una fuerte influencia plateresca.

Justo a la izquierda de la catedral se encuentra el Palacio Arzobispal, el Palacio Municipal de Lima y el Club de la Unión. Toda la plaza testimonia un trazo hispánico que deja la impronta de la metrópoli y del arte de ésta en el XVI. Como prácticamente todas las catedrales del mundo cristiano fue añadiendo partes con el estilo arquitectónico de cada momento haciendo de ella un edificio ecléctico con diferentes estilos especialmente en su interior.

Foto: Foto: iStock.

Barrios interesantes para visitar

A destacar tres: Miraflores, San Isidro y Barranco. El primero posee la característica de ser el de mayor actividad económica y comercial de la capital, mención especial la cantidad de empresas españolas que recuerdan, una vez más, los lazos invisibles que siguen uniendo a ambos países también, lógicamente, en lo comercial. San Isidro es un barrio mucho más señorial, con menos actividad económica y más residencial, concretamente de las clases más ricas de Perú.

Curiosas las casas de estilo colonial y no solo con influencias españolas sino también de otros países europeos, fruto, sin duda, de los movimientos migratorios de Europa a Perú a lo largo de los últimos tres siglos. Barranco es el barrio bohemio por antonomasia. Podría decirse que el más 'moderno' de la ciudad y sitio obligado para conocer ambientes en los famosos gastrobares así como también tiendas y locales comerciales.

Gastronomía limeña

placeholder Restaurante Museo de Larco.
Restaurante Museo de Larco.

Decir que en Perú se come espectacular es quedarse corto. Hoy día, si algo despunta fuera de sus fronteras y muy especialmente en España, es la cocina peruana y no es para menos porque tiene unos sabores especialmente sabrosos que mezclan con claridad lo autóctono con las influencias españolas de hace siglos con sus continuas variaciones, lógicamente.

Dónde comer

La Huaca Pucllana. Situado en el citado barrio de Miraflores, este lugar posee una ubicación privilegiada ya que desde su inmensa terraza se puede observar una joya de la arqueología, un yacimiento que fue un centro ceremonial y administrativo del siglo V (d.C.) y cuya grandeza se refleja en la configuración de una arquitectura monumental, hecha en adobe pequeño y forjada sobre la base de continuos adosamientos y remodelaciones hechos durante los tres siglos que tuvo vigencia.

Ofrece una comida renovada cuya base es la cocina peruana con toda la riqueza que esta tiene tanto en pescados de mar, mariscos o vegetales. Imprescindible la causa limeña y concretamente con tartar de salmón palta y leche de tigre, el cebiche carretillero al ají amarillo o, si se es más de carne, espectacular el medallón de lomo o el ossobuco braseado.

Arequipa es la segunda ciudad con más población de Perú y es un punto de producción artesanal de alpaca, clave en el sector de la moda


Restaurante Museo de Larco. Es una magnífica ocasión para aunar cultura primero y gastronomía después. Situado dentro del propio museo, lo ideal es primero visitarlo (con guía mucho mejor). El Museo Arqueológico exhibe galerías que muestran el desarrollo de la historia del Perú precolombino. Dentro de sus vitrinas se pueden observar piezas arqueológicas de grandísimo valor ya que abarca hasta 10.000 años antes de la llegada de los españoles.

Una vez realizada la visita, que si está bien explicada fácilmente puede durar una hora, ya sí disfrutar de la deliciosa comida peruana del restaurante situado dentro del mismo complejo, una casa hacienda virreinal del siglo XVIII.

Qué ver en Arequipa

Para ver todo lo visitable de Perú hace falta tiempo ya que no es un país pequeño, pero si se tienen pocos días o poco presupuesto (aunque el día a día no es caro para un europeo en comida y servicios en general), y se descarta, por ejemplo, visitar Machupichu, una opción para los amantes de la gastronomía, la cultura local y la arquitectura es Arequipa.

Arequipa es la segunda ciudad con más población de Perú y de ella se pueden escribir muchas cosas desde varios puntos de vista: histórico, gastronómico y de producción artesanal de alpaca, una industria imparable que pone a Perú dentro de la órbita del mercado de la moda internacional.

Históricamente fue una población 'fidelísima' a la Corona española. Y esa trayectoria se queda muy bien plasmada en el cariño que los arequipeños sienten hacia la 'madre patria'. Un cariño nada impostado, y es que si algo les caracteriza es una forma de ser cálida, amable y muy receptiva al visitante.

Gastronomía

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si la comida peruana es buena, la de Arequipa se lleva la medalla de oro, es más, la institución emblemática de su cocina es la picantería arequipeña, declarada Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2014. Extensa en platos y condimentos (carne, leche, mantequilla, papa, choclo, cebolla, perejil, cilantro y tomate), lo principal que se podría decir de ella es que es una mezcla perfecta de mestizaje entre lo propio precolombino y lo que los españoles llevaron. Posee hasta 140 platos diferentes propios y cabe destacar entre todos ellos el chupe de camarones. Una advertencia: si va a comer en cualquiera de sus restaurantes, vaya con mucha hambre. Los arequipeños se caracterizan por sus viandas abundantes (incluso en la cena).

Y dos recomendaciones que no pueden dejarse pasar: restaurante Chicha, propiedad del famoso chef internacional limeño Gastón Acurio. En Madrid tuvo un éxito arrollador con su restaurante Astrid y Gastón, tristemente cerrado tras la pandemia. Visitarlo en Arequipa es visita obligada por dos razones: la primera porque los ingredientes nada tienen que ver con los que llegan a Madrid y la segunda porque los precios tampoco se parecen, ahí es mucho más barato al cambio tanto en euros como en dólares. Es una oportunidad única de darse un gran festín a un precio bastante asequible. Imposible recomendar un solo plato. Mejor pedir menú degustación... e ir con el estómago vacío o prepararse para llevarse una doggie bag.

El segundo 'templo' gastronómico es La Nueva Palomino, una picantería regentada por Mónica Huerta, una arequipeña volcada en mantener todas las tradiciones de su tierra sin olvidar el importante mestizaje con la gastronomía española. Poco hay que decir sobre el vino peruano ya que ni apenas producen ni son muy de esta bebida. Más bien sí del famosísimo pisco sour. Sorprende, eso sí, que tengan en todas las cartas buenos vinos españoles y, curiosamente, a mejor precio que los argentinos o chilenos geográficamente más cercanos.

Qué visitar

La Plaza de Armas

placeholder Foto: ©Ernesto Benavides del Solar
Foto: ©Ernesto Benavides del Solar

El 15 de agosto de 1540 se fundó la ciudad de Arequipa por García Manuel de Carvajal y comenzó su construcción con esta joya arquitectónica que es la Plaza de Armas (merece la pena visitarla de noche iluminada). Ubicada en pleno centro histórico, en ella está la catedral, los Portales, quizás lo más característico de la plaza y dos iglesias, Nuestra Señora de la Merced y la Compañía.

placeholder Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.
Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.

La principal característica del templo, construido entre 1540 y 1656, de ahí su eclecticismo, es que se utilizó como principal material de construcción la ignimbrita, una piedra de origen volcánico, algo lógico teniendo en cuenta que la ciudad está rodeada de volcanes. También se utilizaron las bóvedas de ladrillo y desde luego sigue los estilos artísticos europeos de la época; es decir, presenta la fachada un estilo neo renacentista pero con influencias góticas. A la entrada se accede a través de una fachada majestuosa de setenta columnas con capiteles corintios, tres portadas y dos arcos laterales, y que se remata con torres renacentistas. En el interior es imprescindible observar con detenimiento el altar mayor hecho con mármol de Carrara. Sin duda, una demostración que el entonces Imperio español hacía de su poderío haciendo llevar hasta 'el fin del mundo' piezas desde Italia.

El Convento de Santa Catalina

placeholder Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.
Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.

Es, sin duda, la otra joya de la corona arequipeña. Se recomienda visitarlo con guía y con tiempo para poder admirar todo su historia y arquitectura. Fue una dama de alta sociedad a finales del XVI, doña María de Guzmán (viuda de Diego Hernández de Mendoza), y después de ser concedida la licencia para su construcción, la que dona para ello todos sus bienes.

Se hizo bajo la advocación de Santa Catalina de Siena, una de las pocas doctoras que tiene la Iglesia católica. Actualmente residen dentro de sus muros monjas aunque no desde luego una comunidad grande como la que tuvo en sus mejores tiempos. Como curiosidad, este convento presenta dependencias para las monjas totalmente independientes entre sí en forma de casas donde albergaban su propio servicio doméstico (otra cosa es para las novicias). Esto fue así durante siglos, ahora se manejan de otra forma más 'contemporánea'.

Las monjas que se enclaustraban eran, en su mayoría, mujeres adineradas, no siempre por vocación sino más bien como imposición de sus padres para que cuidasen del rezo de sus almas, algo muy normal en el pensamiento del XVI, XVII y XVIII. Las partes más bonitas son la portada del monasterio, sobria y que contrasta notablemente con el colorido del interior, donde es obligado visitar el Patio del Silencio, el Claustro de los Naranjos, el Claustro Mayor, la lavandería, la cocina, el refectorio, y la torre del campanario.

Alpaca, la grandeza de Perú en su industria

placeholder Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.
Foto: ©Ernesto Benavides del Solar.

Arequipa es una ciudad rica, la segunda por detrás de Lima. Además de la construcción es muy importante señalar el avance significativo en la industria textil, concretamente en la producción de alpaca y la vicuña. La fibra de la alpaca es una creación de la naturaleza. Las alturas peruanas fueron siempre una fuente de producción para los peruanos, pero es desde hace unos años cuando se ha dado el salto internacional, siendo el país sudamericano una gran fuente de exportación hacia el mercado europeo, asiático y norteamericano.

Vale la pena acercarse a las mejores fábricas (que suelen tener tienda), y entre las más afamadas están Michell, Mundo Alpaca (donde se pueden ver a los animales pastando e incluso se les puede dar de comer) o Anntarah. Resaltar que es una industria pujante que emplea sobre todo a mujeres a las que se les ofrece en un país en vías de desarrollo un trabajo digno, con derechos y con todas las garantías laborales.

Dónde dormir en Arequipa

placeholder Foto: Hotel Circa.
Foto: Hotel Circa.

Sin ningún género de dudas y si uno quiere vivir una experiencia inolvidable en el Hotel Circa Arequipa, un lugar de ensueño ubicado justo detrás de la Plaza de Armas, construido en un edificio de piedra volcánica del siglo XVI.

Restaurantes
El redactor recomienda