La clave de la obesidad está en los vasos linfáticos del abdomen
  1. Bienestar
Novedad en los métodos

La clave de la obesidad está en los vasos linfáticos del abdomen

Un estudio reciente revela una nueva causa del aumento excesivo de peso e invita a seguir una nueva línea de tratamiento para abordar la enfermedad basada en el empleo de un tipo de moléculas antiinflamatorias

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Desde 1975, la obesidad se ha triplicado en todo el mundo. La preocupación es mayor en niños y adolescentes, ya que la prevalencia en estos rangos de edad ha aumentado enormemente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la obesidad y el sobrepeso están asociados con un gran número de muertes. Además, en general, la institución señala que existen más personas obesas que con peso inferior al normal. España ocupaba en 2019 la posición número 18 de los 52 países (población mayor de 15 años) que forman parte del ranking elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Una dieta alta en grasas promueve la disfunción de los linfáticos mesentéricos y fomenta la resistencia a la insulina, según el estudio

Datos de 2020 ofrecidos por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España muestran que, entre las comunidades autónomas con mayor número de personas obesas mayores de 18 años, destacan Andalucía, Principado de Asturias, Región de Murcia y Canarias.

Una nueva causa

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las causas de la obesidad son múltiples y complejas. Se puede entender la enfermedad como un desequilibrio energético entre las calorías que se consumen y las que se gastan. Eso quiere decir que las que no se consumen son almacenadas por el cuerpo en forma de grasa, lo que provoca la enfermedad. Existen múltiples factores de riesgo que fomentan la obesidad:

  • Edad. A medida que envejecemos, nuestro estilo de vida es menos activo y esto influye en el aumento de peso y la acumulación de grasa.
  • Sexo femenino. El embarazo o la menopausia provocan en numerosas ocasiones la aparición de la afección.
  • Raza. La obesidad es más frecuente en las personas de origen hispano y en los afrodescendientes.
  • Alimentación. La dieta es uno de los factores determinantes, por no decir el que más, en la aparición de múltiples enfermedades. Existe una alta tendencia a consumir productos ricos en grasa, sal y azúcares, lo que fomenta la aparición de este tipo de afecciones.
  • Sedentarismo. La falta de ejercicio físico también influye directamente en nuestro estado de salud.
  • Factores socioculturales. Algunos expertos asocian la obesidad con un menor nivel de estudios y menores ingresos en relación con la compra de alimentos saludables, que tradicionalmente son más caros.
  • Factores conductuales. La ingesta de alcohol y el consumo de tabaco también son factores de riesgo.
  • Factores genéticos. Los genes han demostrado ser determinantes, en numerosas ocasiones, a la hora de acumular grasa corporal y distribuirla a lo largo del cuerpo.
  • Medicamentos. Algunos fármacos, por sus componentes, también pueden fomentar el aumento de peso, por lo que deben acompañarse siempre de ejercicio físico y una dieta saludable.

Un nuevo estudio dirigido por investigadores del Instituto Monash de Ciencias Farmacológicas ha encontrado una nueva causa en el desarrollo de la obesidad. La investigación refleja que la disfunción linfática mesentérica (DLM) -enfermedad caracterizada por la inflamación de los ganglios linfáticos de la membrana que conecta el intestino con la pared abdominal- podría tener un papel determinante en el desarrollo de la obesidad. El trabajo señala además que una dieta alta en grasas promueve la disfunción de los linfáticos mesentéricos, facilita la acumulación de grasa abdominal y fomenta la resistencia a la insulina.

Foto: Cirugía gástrica. (iStock)

La investigación, por tanto, arroja luz a las opciones terapéuticas contra la enfermedad, ya que dirigirnos a la disfunción linfática mesentérica asociada a la obesidad podría ser un posible tratamiento. De esta forma, utilizar un profármaco del inhibidor de la COX-2 (proteína codificada en humanos) dirigido a la linfa (líquidos que recorren los vasos linfáticos) normaliza la estructura linfática, bloquea el aumento de peso y revierte la intolerancia a la glucosa y la hiperinsulinemia, afecciones que además están asociadas a la diabetes tipo 2.

¿Cómo revertir la obesidad?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Además de una preocupación estética, que pueda afectar psicológicamente a una persona, la obesidad es un problema médico debido a que aumenta el riesgo de padecer múltiples enfermedades. Por esta razón, la comunidad médica insiste en la importancia de cuidar nuestra salud desde la infancia, ya que existe una mayor prevalencia de la enfermedad en el adulto si aparece de manera muy temprana. Existen cuatro consejos básicos y sencillos que puedes poner en práctica al momento y de manera regular:

  • Limitar el consumo de alimentos que sean ricos en azúcares y grasas (se puede mirar las etiquetas de los productos para comprobar las calorías).
  • Aumentar la ingesta de frutas y verduras, legumbres, productos integrales y frutos secos.
  • Realizar actividad física de manera habitual. Lo ideal es practicar ejercicio una hora al día, aproximadamente.
  • Un consejo final: evitar el consumo de tabaco. Este hábito también está asociado al aumento de peso.
Obesidad Salud
El redactor recomienda