Siete alimentos con acción anticoagulante
  1. Bienestar
Flujo sanguíneo

Siete alimentos con acción anticoagulante

Los coágulos suelen aparecer como consecuencia de otras patologías, algo que puede ocurrir a cualquier edad, y son muchos los productos naturales que los previenen

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Según la Real Academia Española (RAE), llamamos coágulo a un “grumo de un líquido coagulado”. En un aspecto médico, un coágulo sanguíneo es una especie de masa que se presenta cuando la sangre se endurece pasando de líquida a sólida.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los coágulos de sangre pueden afectar a cualquier persona y en cualquier edad, aunque existen diferentes factores de riesgo que pueden avivar su aparición. La institución explica que las operaciones, una hospitalización, embarazos o el cáncer y algunos de sus tratamientos pueden aumentar el riesgo de sufrir un coágulo en la sangre. Sin embargo, es cierto que hay personas más propensas a sufrir esta anomalía que otras. Por ejemplo, los antecedentes familiares son importantes porque también han demostrado ser un factor de riesgo, como explica el CDC.

Pero las diferentes instituciones del mundo médico muestran algunos de los consejos más sencillos que pueden servir para prevenir la aparición de coágulos. La Agencia para la Investigación y Calidad de la Salud (AHRQ) señala algunos de ellos:

  • Usa, en general, ropa holgada, sobre todo en el caso de los calcetines y medias.
  • Levantar las piernas aproximadamente 15 centímetros por encima del corazón de vez en cuando.
  • Realizar ejercicio y evitar así el sedentarismo.
  • Cambiar de posición a menudo, sobre todo en viajes largos o si, por ejemplo, trabajas sentado.
  • No mantenerse de pie o sentado más de una hora seguida, en ninguno de los dos casos.
  • Reducir el consumo de sal en las comidas.
  • Evitar cruzar las piernas y los golpes en ellas.
  • No ponerse almohadas debajo de las rodillas.
  • Elevar la parte de los pies de la cama entre 10 y 15 cm.

Como destaca la Fundación del Corazón, "la formación de coágulos es un mecanismo que tiene como finalidad prevenir el sangrado tras sufrir un daño". Sin embargo, este mecanismo que ejerce el organismo en ocasiones puede desencadenar afecciones como un infarto de miocardio o infarto cerebral.

El ginkgo es considerado uno de los remedios para mejorar la circulación de la sangre

En ocasiones como estas, la fundación aclara que es imprescindible el suministro de anticoagulantes: "Los anticoagulantes, como su propio nombre indica, son fármacos que impiden la coagulación de la sangre, evitando por tanto la formación de coágulos o impidiendo su crecimiento y favoreciendo su disolución (desaparición) en caso de que ya se hayan formado"; es decir, su función principal es la de diluir la sangre.

En este mismo sentido, se está extendiendo el uso de anticoagulantes naturales, que son sustancias solubles en agua de origen vegetal o animal. En general, actúan de manera similar a los anticoagulantes sintéticos.

Plantas medicinales

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si nos remontamos a épocas lejanas, podemos observar que las plantas medicinales llevan siendo consumidas en el mundo desde hace miles de años. De hecho, eran utilizadas para tratar trastornos en la salud de las personas o incluso en la de los animales domésticos.

El ginkgo es una de las especie de árbol más antigua y es considerado uno de los remedios para mejorar la circulación de la sangre, debido principalmente a la capacidad de los flavonoides que la componen para conseguir dilatar los vasos sanguíneos y reducir la viscosidad de las plaquetas.

Según el Laboratorio de Farmacología del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, existen otras especies de plantas que se usan con efecto anticoagulante como el noni, originario de Cuba.

La Clínica Mayo apunta a otras como el aloe vera (también conocida como sábila), que debido a su composición si se consume oralmente, puede ayudar a reducir la coagulación de la sangre.

Sin embargo, el centro también advierte de que no se pueden mezclar suplementos herbarios con otros anticoagulantes o medicamentos del corazón, debido a que estas interacciones pueden llegar a ser peligrosas. Como explica la clínica, algunos suplementos de hierbas como la coenzima Q10, la salvia roja, la onagra o el ginseng pueden tener efectos adversos en la salud si se combinan con otros medicamentos.

Alimentos anticoagulantes

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por otro lado, la empresa especialista en rehabilitación neurológica Neural recuerda que algunos alimentos “actúan como anticoagulantes naturales y pueden evitar su formación”. Entre ellos sobresalen:

  • El ajo contiene propiedades que reducen los riesgos coronarios.
  • La cebolla, que debe consumirse cruda para que ejerza ese efecto anticoagulante.
  • El jengibre favorece que la sangre se diluya. La mejor manera de consumirlo, en este caso, es hirviendo la raíz.
  • La vitamina E, que también posee esta cualidad previsora, se puede consumir a través de alimentos como el huevo, el trigo, las almendras, el aguacate y las verduras de hoja oscura.
  • La cúrcuma se puede añadir a cualquier comida, aunque no es recomendable mezclarla con otros anticoagulantes porque puede hacer un efecto adverso.
  • El omega-3, que se encuentra en el salmón, el atún o la trucha, también es ideal para prevenir la coagulación sanguínea.
  • La granada, por su parte, es una de las frutas que menos consumimos y ayuda, además, a reducir el colesterol malo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Alimentos Enfermedades
El redactor recomienda