Alimentos fermentados e inflamación: nuevos hallazgos
  1. Nutrición
Bacterias saludables

Alimentos fermentados e inflamación: nuevos hallazgos

El microbioma cumple una de las funciones clave en nuestra salud, y el tipo de dieta que sigamos puede ser esencial para evitar la inflamación abdominal

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La función principal del aparato digestivo es convertir los alimentos que ingerimos en los nutrientes que nuestro organismo necesita para vivir. Por eso es importante hacer bien la digestión y proteger esta parte tan esencial del cuerpo.

Las enfermedades digestivas son uno de los problemas más habituales en España. A nivel mundial, Estados Unidos fue el país de 2018 que mayor porcentaje de población adulta con enfermedades gastrointestinales diagnosticó.

En el caso de España, ese mismo año se registraron 21.689 fallecimientos debido a enfermedades del aparato digestivo, la mayor cifra desde 2006, donde hubo 19.351 muertes.

Las enfermedades digestivas más comunes

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Centro Médico Cardiológico Cardiavant define cinco problemas digestivos que ocurren con frecuencia en España:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico: se conoce comúnmente como acidez y se trata de un ardor estomacal. Esto ocurre cuando los ácidos gástricos suben hacia el estómago en dirección contraria, debido normalmente a un mal cerramiento del músculo que se encuentra al final del esófago cuando comemos o bebemos.
  • Indigestión: en ocasiones va acompañada de reflujo gastroesofágico y puede ocurrir que sientas náuseas, flatulencias, dolor abdominal y pesadez. Puede estar producida por la ingesta de comidas copiosas, por algún medicamento, como en el caso de los antiinflamatorios, o incluso por motivos psicológicos, como el estrés.
  • Estreñimiento crónico: no es una enfermedad como tal, pero sí uno de los problemas digestivos más comunes. En este caso, muchas veces la causa es psicológica, no funcional. Pero, para poder tratarlo, es imprescindible conocer la razón verídica del suceso, ya que un estreñimiento crónico puede producir hemorroides, trombosis hemorroidal o fisuras al defecar.

Cada vez son más numerosas las evidencias que relacionan alteraciones en la microbiota con diversas patologías

Como hemos comprobado, la sensación de inflamación en el abdomen es uno de los síntomas más frecuentes en la mayoría de patologías relacionadas con el sistema digestivo. En ocasiones, esta inflamación está relacionada con un desequilibrio de la microbiota.

Se ha demostrado que la ingesta de alimentos fermentados produce un incremento de bacterias saludables en nuestro organismo

La Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM) señala que “cada vez son más numerosas las evidencias que relacionan alteraciones en la microbiota con diversas patologías”. Según la comunidad, la microbiota es la encargada de evitar la colonización de patógenos, mantener en buen estado la barrera intestinal y el sistema inmune, controlar el proceso inflamatorio, degradación de drogas y toxinas, producción de ácido graso de cadena corta o generación de cofactores y vitaminas.

Los beneficios de los alimentos fermentados

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un estudio, elaborado por investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford, apunta que una dieta rica en alimentos fermentados, que son aquellos artículos que han sufrido una transformación mediante el crecimiento controlado de microorganismos como bacterias, levaduras e incluso ciertos mohos, aumenta la diversidad de bacterias que forman el microbioma, lo que reduce la inflamación abdominal.

En el ensayo clínico, se escogió a 36 adultos sanos al azar. Durante 10 semanas, a unos se les asignó una dieta basada en alimentos fermentados y a otros rica en fibra.

En el primer caso, la ingesta de yogur, requesón, kimchi (plato típico de Corea) y otros alimentos fermentados, té de kombucha y bebidas de salmuera de vegetales aumentó la diversidad de microbios en general. El profesor de microbiología e inmunología Justin Sonnenburg indicó que la evidencia demuestra “cómo con un simple cambio en la dieta puede remodelar de manera reproducible la microbiota en un grupo de adultos sanos”.

Los datos sugieren que el aumento de la ingesta de fibra -por sí sola- es insuficiente para aumentar la diversidad de la microbiota

Además, disminuyeron los niveles de 19 proteínas inflamatorias de la sangre y se redujo la posibilidad de activación de cuatro células inmunes, lo que puede ayudar a disminuir la probabilidad de padecer otro tipo de enfermedades como la artritis, la diabetes tipo 2 o el estrés crónico.

El profesor Christopher Gardner, director de estudios de nutrición en el Centro de Investigación de Prevención de Stanford, concluyó que la creación de una dieta orientada a la microbiota “puede cambiar el estado inmunológico, proporcionando una vía prometedora para disminuir la inflamación en adultos sanos”.

Por el contrario, ninguna de las 19 proteínas mencionadas disminuyó en los adultos que siguieron una dieta rica en fibra de legumbres, semillas, cereales integrales, frutos secos, verduras y frutas. De hecho, la diversidad de bacterias intestinales en este grupo se mantuvo estable. La doctora Erica Sonnenburg, investigadora científica sénior en ciencias biológicas básicas, microbiología e inmunología, confesaba que esperaban que “el alto contenido de fibra tuviera un efecto beneficioso más universal y aumentara la diversidad de la microbiota”. Y añade que "los datos sugieren que el aumento de la ingesta de fibra por sí solo durante un corto periodo de tiempo es insuficiente para aumentar la diversidad de la microbiota".

Alimentos Microbiota
El redactor recomienda